la cuadrilla

____________________________________________________________________________________________________

11 Responses to “la cuadrilla”

  1. taibota dice:

    otra vez el maestro chus domínguez utiliza su extenso archivo fílmico para homenajear la relación cámara-realidad-mirada-nieve-su ventana-su trabajo y el de los otros-la escucha alejada-el color de lo irreal-el tiempo-la máquina-el trabajo de nuevo-la huida del plano y su permanencia en él-la gravedad-el fuera de cuadro-el tiempo sin reloj otra vez
    o.w.

  2. copito de nieve dice:

    en el vídeo me parece que la nieve tiene ese efecto similar al fotograma granulado por el polvo imprevisible que aparecía en el cine.
    por eso resulta la cuadrilla antigua y nostálgica

  3. movilstar dice:

    ayer, con el teléfono móvil se me ocurrió grabar en el dormitorio. era por la tarde y había poca luz pero en el visor del teléfono aparecía una luz interesante. grabé el armario, la lámpara de la mesita de noche, un giro rápido hacia la lámpara del techo, en total un clip de vídeo de 12 segundos que me pareció interesante mientras lo grababa. después, tumbado en la cama visualicé lo grabado e inmediatamente lo borré por inútil. por inútil yo y lo grabado.
    me di cuenta que para hacer una grabación como esta de la cuadrilla es necesario que confluyan tres cosas: la mirada, lo grabado y lo reproducido.

  4. trestristesfilmes dice:

    Cuántas veces habré pensado que esto o aquello que he grabado, colgado, proyectado… es inútil. Nada es inútil.

  5. mira telescópica dice:

    un francotirador es aquel que se encarama a un ático para disparar al enemigo y no yerra en su tiro. en sarajevo, los buenos francotiradores herraron en su tiro pues no atinaron a dejar sobre el asfalto al enemigo muerto. en el cine, un buen francotirador deja libre a su presa, y con un poco de suerte, quizá yerre en su tiro para dar paso a algo nuevo y no establecido. el cine, al igual que las calles de sarajevo, está lleno de cadáveres fusilados a bocajarro o en la distancia, fruto de la salvaje crueldad de los guiones, de los directores, de los focos, de los gritos, de la falsa taquilla, del estruendo, de la vanidad, del ridículo, del dinero. las más de las veces en la pantalla aparecen muertos, o heridos por la cámara, los actores, los animales, y hasta la naturaleza a veces es destruida por los disparos. de qué clase de gente estamos hablando?, por qué no se conforman con ver nevar?

  6. wikipedia dice:

    Marx, quien es deudor de la filosofía hegeliana, toma el término y lo aplica a la materialidad; en concreto a la explotación del proletariado y a las relaciones de propiedad privada. En su enfoque desde el marxismo al proceso de alienación, denominó alienación a las distorsiones que causaba la estructura de la sociedad capitalista en la naturaleza humana. Aunque era el actor el que padecía la alienación en la sociedad capitalista, Marx centró su análisis en las estructuras del capitalismo que causaban tal alienación.

    Actualmente, como la mayoría de los conceptos filosóficos e instituciones sociales, la alienación -como categoría analítica- se encuentra en una crisis teórica debido a las profundas transformaciones sociales que han dado paso a la sociedad posmoderna.

  7. diego rivera del valle dice:

    mis tres tías abuelas eran modistas. en el salón de su casa tenían su industria textil que estaba compuesta por tres máquinas de coser con pedales, un largo mostrador de madera en donde apoyaban las telas, tres sillas, un taburete, un espejo y un transistor. era un lugar sobrio y a mí me gustaba ir a ver cómo trabajaban. como no había móviles ni videocámaras, no hay registro de aquello.
    en la austeridad de su salón industrial, estaba colgado el cuadro de velázquez, la fragua de vulcano. era un cuadro pequeño, de 25×20 cm., más o menos, pero aquella pequeñez en las paredes desiertas hacía que el cuadro cobrara importancia y que los trabajadores musculosos y ardientes de la fragua contrastaran con la cuidadosa actividad de mis tías.
    hoy pensaba, ¿qué hubiera pasado, si en vez de ese diminuto cuadro, mis tías proyectaran “la cuadrilla” en forma de bucle en una de sus paredes? Posiblemente las viejas clientas que iban por allí hubieran pensado que mis tías eran unas modernas y que mejor que vivir en lugo debían irse a buscar nuevos horizontes en parís.

  8. scarface dice:

    A los hombres de la cuadrilla no se les ve el rostro. Su rostro podría ser cualquiera o ninguno; porque el autor, la nieve y el píxel se ha encargado de borrarlo.
    Cuando los hombres pierden su rostro: sus ojos, sus labios, sus narices, …, pierden la posibilidad de que los identifiquemos por la calle o en la cantina de la estación. Tienen ropa de seguridad, genérica también, gorros y palas. Pero si no son nadie, y si se mueven sin ver, ya que no se les distinguen los ojos, ni respiran, porque carecen de narices, quizá sean muñecos, marionetas con el anorac de nieve. Si son marionetas, y no hombres, está claro que quien los maneja quiere que estén ahí, quitando la nieve; en ese punto. Luego ese punto es vital para quien los gobierna, para quien se encarga de que se muevan en el frío. Debe ser un punto de control, a su vez controlado por alguien superior.
    Es decir, que la cuadrilla salva de la nieve un punto vital de interés superior. Esa debe ser la historia.
    O quizá sea un simple juego, o una rutina, o un trabajo, o una orden, o una ventolera, o una apuesta, o una norma, o una circular que es a su vez norma, o un bien de interés público y social y mundial.

  9. luz proyectada dice:

    La industria del cine sigue obcecada en el sistema clásico de distribución: sala, proyector de cine y taquilla. La televisión continúa emitiendo programas siempre a partir de una temática concreta y establecida, con una narrativa verbal de finalidad explicativa, nunca poética. La imagen verdadera ha pasado a un segundo plano en aras del sonido y del cambio de plano. Si Lumiere resucitara, no comprendería nada de lo que está ocurriendo.
    Cuando Lumiere proyectaba en su domicilio las imágenes grabadas por sus operadores, entendía que lo que estaba haciendo era abrir una ventana en el sótano oscuro de su casa. Esto ahora es posible recuperarlo. Por ejemplo, “la cuadrilla” son de esas imágenes verdaderas que son ventanas abiertas para el más cerrado de los interiores.
    Sí, los museos proyectan imágenes en sus paredes para decorarlos, pues el arte que contienen los lugares expositivos se ha convertido en mera decoración de interiores. Pero algunas de estas imágenes que pululan a veces por los museos, o los planos fijos de Chus Domínguez, bien podrían ser nuevas ventanas en los domicilios particulares. Pienso que quizá algún día esté en casa con ventanas grabadas en la Alhambra, o en el Pacífico, o en la estación de Feve cuando nieva, o en una gran autopista de noche, surcada de vez en cuando por algún coche. Esto hoy no es complicado si tenemos un proyector de datos (mejor en el techo), una pared y un plano fijo. Estás ventanas de luz proyectada no deberían tener sonido (¿o sí?, pienso que no, aunque podría haber excepciones).
    Ya sé, ya sé, que en las paredes hay armarios y cuadros y baldas; pero no importa, se proyectaría sobre ellos, pues la luz prevalece sobre el objeto.

  10. andrés balzin dice:

    qué pensarían esos hombres si se vieran por aquí?,
    existirían los hombres de la cuadrilla si no estuviesen aquí colgados?,
    en la posteridad, se considerará algo de este tiempo si no ha sido grabado?
    existimos ahora si no somos grabados, fotografiados?
    se repetirá alguna vez la cuadrilla, esta vez con actores y nieve artificial?
    algún animador estará trabajando sobre este vídeo?

    ocultar la cámara, mostrala, limpiarla, ajustar su tiro, prescindir de la puesta en escena, buscar el encuadre, el momento, retocar el diafragma, buscar el audio desde el silencio, elegir un estado y una forma, grabar, volver a grabar, disparar, mover el trípode, subirlo, alejarlo para que no se manche la lente, reencuadrar en el cuadro de la ventana, disparar, mirar tenso una situación sin tensión por miedo a perder un momento que no es más que un momento más en un lugar determinado, decidir, dar forma, montar:
    ya está hecho

  11. Edward Bransfield dice:

    hoy, viendo desmoronarse los bloques de hielo de la antártida en un sol majestuoso de verano, me he alejado de estas imágenes cercanas en el espacio y en el tiempo. Cuando el sol calienta, olvidamos la nieve, las botas mojadas, los guantes, la nariz y los labios insensibles, los pantalones cambiados al llegar a casa, la mirada baja con capucha, las huellas en la nieve, el café calentando el gaznate, los trenes parados, …
    Cuando el sol calienta este paisaje forma parte de otro tiempo y de otro mundo.
    La temperatura está en el vídeo y esta vez funciona también como termómetro de los ojos, de las manos expuestas y de las narices. La temperatura humea como los cigarros o las sopas y es tan importante como los colores o los sonidos. Los científicos en la Antártida extraen muestras de hielo para que permanezcan inalterables y valgan para el estudio, pero, ¿quién estudia esta nieve ya fundida? Sólamente ha sido vista y grabada, y ya desaparecida.

Leave a Reply