Nemo City

____________________________________________________________________________________________________

2 Responses to “Nemo City”

  1. Sibil·la dice:

    Drama litúrgico,
    entre hierros un mensaje apocalíptico:

    “Gran foc del cel davallarà;
    mars, fonts i rius, tot cremarà.
    Daran los peixos horribles crits
    perdent los seus naturals delits.”

  2. Alberto Taibo dice:

    Ayer por la noche se me vino a la cabeza este plano que había visto hace unos meses. En realidad no era el plano 22 de vNotas, era su recuerdo. Después, segundos más tarde, lo enlacé con otro recuerdo de una situación vivida en un tren con una familia de inmigrantes húngaros que llegaba ilusionada a una gran ciudad. Reflexionando me di cuenta que había hecho un montaje cerebral de recuerdos. Echando hacia atrás la moviola mental intenté ser preciso en la descripción del plano 22, pero me costaba recordar si el barco cruzaba el cuadro o se alejaba en la noche. En varios flashes me vinieron imágenes de Amarcord y E la nave va, muy italianos, también en la noche. Todo esto no tenía ningún sentido, eran recuerdos desdibujados y deslavazados. Solamente valdrían para propiciar un comentario. Luego pensé en lo equivocados que estaban los filósofos del lenguaje al priorizar, en la construcción del pensamiento, las estructuras lógicas formadas por las palabras. Aunque medio dormido estaba pensando recordando imágenes.

    Hoy todo se ha complicado intentado ordenar las ideas para este comentario. No quería ver el plano 22 para forzarme a recordarlo. Si no era capaz de traer a la cabeza ese clip, ¿cómo podría entonces hablar de una película?, ¿cómo recordar los 21 precedentes? Sin embargo, me acordaba de los hombres de la cuadrilla allá a lo lejos, entre la nieve, o de la familia africana y su fuera de cuadro con una noria a lo Fassbinder, o del ave muerta y el ruido de los coches, o de las montañas en blanco y negro o del Hamburgo también gris o … No quiero desviarme del asunto. Estaba en Italia, en el malecón de un puerto deportivo, con el crujido de los mástiles y las maromas, en una noche de verano, con la humedad propia de la costa y la bruma que se confunde con el ruido de la noche digital. No hay estrellas, tan solo el resplandor del puerto y del barco al pasar. El barco podría ser un ferry. Los pasajeros, aunque ocultos en el interior, no disfrutan de la noche, quizá tampoco de sus vidas. ¿Por qué?, ¿quizá por el plano de Chus Domínguez? Quiero recordar que el barco se aleja pero no puedo afirmarlo, es más una sensación que me lleva a un cine impresionista. Esto es lo que me queda. Miento, me queda la posibilidad de volver a ver el plano pulsando en el triángulo del play y a seguir pensando en los planos fijos de los barcos en movimiento.

Leave a Reply